WEBERN, TAKEMITSU, BARTÓK, DEBUSSY, MUSSORGSKY

El Festival Sónar había programado en los dos años anteriores una sesión inaugural en L’Auditori de Barcelona con propuestas diferentes para la integración del festival en el marco de la sala de conciertos “clásica” de la ciudad. En 2004 se había invitado a un selecto grupo de músicos electrónicos a que interviniesen en obras conocidas del repertorio tradicional de la música clásica al mismo tiempo que se experimentaba en nuevas formas de visualización. En esta nueva propuesta, se radicalizaron los presupuestos y el programa se dividió en dos partes diferenciadas: de un lado las intervenciones sonoras, del otro las visuales.

Para la primera parte se invitó a artistas provenientes de diferentes escenas musicales a que ellos mismos eligieran las piezas de música clásica en las que deseaban intervenir. La coincidencia en la elección de Anton Webern como base de las intervenciones fue tan casual como sorprendente. De todos los compositores del modernismo musical es en Webern donde encontramos la reacción más lúcida y significativa ante lo que podríamos llamar la retórica musical heredada. Webern actuó como maestro de pensamiento de toda la generación de vanguardia musical que surgió en Europa después de la Segunda Guerra Mundial (Pierre Boulez lo definió como el “umbral” de la nueva música). Dado el amplio abanico que ofrece el listado tradicional de los compositores clásicos, la elección de Webern por dos artistas provenientes de mundos tan diferentes, como son el del “disc-jockey” y el del “hip hop”, resultó altamente reveladora. Para complementar esta primera parte con el procedimiento inverso se crearon dos piezas orquestales como intervención sobre temas electrónicos ya existentes: PN-1 y PN-2.

A la experimentación en el campo de la visualización se le dedicó la segunda parte del programa. Con el fin de afinar mejor el resultado, se pensó en acotar toda la parte en un tema. Para ello se eligió el concepto de “paisajismo” como eje central, representado paralelamente desde la programación musical: Takemitsu, Bartók, Debussy, Mussorgsky. Así mismo, el contraste y la complementariedad audio-visual que constituía la segunda parte del programa entraba en relación con la exposición “Randonnée: Un Paseo por el Paisajismo del Siglo XXI”, programada en SonarMática ese mismo año. El concierto obtuvo una curiosa mezcla de opiniones y preferencias. Ese era precisamente su objetivo.

FICHA DEL CONCIERTO

Director: Pedro Alcalde
Orquesta: Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC)
Dirección artística: Pedro Alcalde y Advanced Music

Evento: Festival Sónar
Lugar: L’Auditori Barcelona
Fecha: 16 y 17 de junio de 2005

PROGRAMA

I parte: interacción musical
Con la intervención de DJ/rupture
Anton Webern:

6 Stücke für Orchester op.6, nr. 4
5 Sätze (Fassung für Streichorchester) op.5, nr.3 y nr. 4

Con la intervención de Doseone
Anton Webern:

5 Sätze (Fassung für Streichorchester) op.5, nr.1 y nr.2

Con la intervención de Pedro Alcalde / Sergio Caballero PN-1 y PN-2
Richie Hawtin:

Mind Encode
Circles

II parte: paisajismo
Con la intervención visual de Rachel Reupke
Toru Takemitsu:

Twill by Twilight. In memory of Morton Feldman

Béla Bartók:

Hungarian Sketches: An Evening in the Village

Con la intervención visual de Dietmar Offenhuber y Nina Wenhart
Claude Debussy:

Nocturnes, nr. 1: Nuages

Modest Mussorgsky:

Khovanshchina: “Amanecer sobre el río Moscova” (versión Shostakovich)