Es de las pocas veces que, al menos yo, he podido constatar este equilibrio estético entre música y danza.
Madrid TeatroJosé Ramón Díaz Sande link

Los diálogos creativos se imponen sobre la simple imitación. En esa órbita intelectual y estética se sitúa el trabajo de Duato con Alcalde y Caballero.
(…) El juvenil público asistente aclamó el espectáculo en cada una de sus partes y se rindió ante la belleza hechizante de Diecisiete, una obra compleja e inquietante, misteriosa y sutil, con una integración de música y escena realmente seductora.
El PaísJuan Ángel Vela del Campo (28-01-2005) pdf

El mayor interés de la noche venía del estreno de “Diecisiete” donde reaparece el mejor Duato. El equilibrio entre una música muy bien confeccionada por Pedro Alcalde y Sergio Caballero y una coreografía que crece a partir de un particular vínculo oriental que permite, sin embargo, una gran exhibición del conjunto.
La RazónLuis G. Iberni (01-02-2005) pdf

Paisajes coreográficos: La nieve cae generosamente sobre el escenario del auditorio Olga Cadaval. Ese cuadro final de la pieza Diecisiete – los amantes envueltos en el manto blanco de la nieve – cerró poéticamente la presentación de la Compañía Nacional de Danza dirigida por Nacho Duato, tornándose una de las imágenes más fuertes de un programa marcado por la musicalidad de los movimientos de los intérpretes, por el rigor de la interpretación y por la poesía.
DT – Expresso, Sintra (16-07-2005) link