Hevel, donde el coreógrafo reafirma su compromiso de no apartar la danza de los aspectos menos complacientes del mundo. (…) El arte bulle en la sobria lucidez del conocimiento.
La VanguardiaJoaquim Noguero (03-12-2007) pdf

Atrás quedaron las festividades mediterráneas de aquel Nacho Duato que se recreaba en la musicalidad y los colores de la tierra para construir piezas donde la danza en sí misma era el objeto coreográfico. Esa postura ha ido evolucionando hacia un tono oscuro y valiente, donde la danza sigue estando con igual rigor pero los cuerpos son usados como conductores de reflexiones sobre temas graves.
El PaísOmar Khan (23-03-2008) pdf

Nacho Duato ha sabido plasmar su idea en los movimientos, elementos escenográficos, luz y música. Personalmente la impresión general, desde el punto de vista visual, me ha llevado a las pinturas negras de Goya.
Madrid TeatroJosé Ramón Díaz Sande (03-2008) link