La coreografía, sorprendente y muy ingeniosa captaba la rítmica y motricidad de las partituras (también con selección previa de Ma mère l’Oye de Ravel y Marcha en Si bemol Op. 99 de Prokófiev) y versaba unos bailes estilizados, con una elegancia alejada de la displicencia urbana más transgresora en un gran trabajo de equipo, con algunos gags y puntos de hibridación como la danza de los cazadores mostrando el arte como forma abierta. Sobresalió Lluc Fruitós en la doble faceta de narrador y Abuelo, la gran actuación de Marc Garrido como Lobo –con saltos mortales atrás incluidos- y Pedro Alcalde que disfrutaba dirigiendo a una OSV tan entregada y que emocionada como el público.
Codalario – Albert Ferrer Flamarich (21-09-2016) pdf

“Volem que la música clàssica torni a tenir significat per al públic contemporani”, diu el director Pedro Alcalde. És un bon objectiu. Ambiciós. Com s’aconsegueix, però, seduir el nou públic amb la clàssica? L’Orquestra Simfònica del Vallès sembla tenir la fórmula màgica, i així ho va demostrar dissabte, a l’inici de la nova temporada, amb un Pere i el llop divertit i amè.
Avui – Valèria Gaillard (20-09-2016) pdf